jueves, 26 de mayo de 2011

Esto es lo que pasa en tu cerebro cuando te tocas


32 120

Tantos años amenazando a los adolescentes con no tocarse la colita porque podían quedarse ciegos o sufrir algún daño en el cerebro y parece que sí que pasa algo por ahí dentro cuando nos ponemos a jugar con lo que tenemos más a mano.

Las imágenes de la fotografía corresponden a un escanner realizado por resonancia magnética a un voluntario mientras mantenía relaciones íntimas consigo mismo en un evidente acto de amor propio exacerbado. El flujo de sangre en el cerebro se veía afectado por tan placentera actividad quedando reflejado en esta secuencia el momento de llegar al orgasmo, Y aún hay más (sí, hoy tenemos orgasmos múltiples).

Investigadores de la Universidad Rutgers de Newark (Nueva Jersy, USA) han pensado que un buen sitio, íntimo y recogido, para tener un orgasmo es el interior de uno de esos tubos que hacen ruido como si se fueran a partir contigo dentro mientras toman imágenes del interior de tu cuerpo.

Seguro que hay alguien leyendo esto que piensa “vaya, mi fantasía sexual favorita”. Pero creo que debemos concederle mérito a quien haya sido capaz de experimentar un orgasmo en esas condiciones sabiéndote además observado hasta lo más íntimo de tu ser. Claro, que el resultado no ha podido ser más clarificador al concluir que, por ejemplo, cuando la mujer alcaaza el clímax su cortex prefrontal, habitualmente encargado de realizar funciones ejecutivas como la de tomar decisiones, ve incrementada su actividad.

En concreto aumenta cuando las “caricias” más que físicas son imaginadas por el sujeto observado, lo que indicaría que el uso de la imaginación y la fantasía sería capaz de tomar el control del propio cuerpo.

La respuesta fue diferente cuando la autoestimulación física consiguió excitar al sujeto así como cuando era excitado por otra persona, obteniéndose en cada ocasión una respuesta diferente en la actividad cerebral. Vamos, que con esto del sexo al final está todo en la cabeza. ─Antonio Rentero [New Scientist]

De Gizmodo

Caliente, Ciencia, Investigación, Medicina

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada